martes, 19 de mayo de 2015

Pentecostés

¿Qué dones nos concede el Espíritu Santo?
SABIDURÍA
Conocimiento profundo y conducta prudente en la vida. Es gustar, saborear el sentido íntimo, a la vez espiritual y corporal, que hace llegar hasta los huesos el entendimiento y el placer sereno de la belleza de las cosas y el orden que Dios puso en ellas.

INTELIGENCIA
Es el don de entender lo más importante: entender a Jesús, entender su doctrina, entender a su Padre y al Espíritu. Entender, profundizar, interiorizar, penetrar, llegar al corazón.

CONSEJO
Después de haber gustado y entendido hay que aplicar a las situaciones concretas de la vida, en nosotros y en los demás, la voluntad de Dios. Aconsejarnos y aconsejar. Cada instante trae su necesidad de reflexión. El consejo es la sabiduría en acción. Aconsejarnos es el gran servicio que podemos prestarnos unos a otros.

FORTALEZA
Hemos conocido el camino. Ahora hay que recorrerlo. Sabemos lo que hay que hacer. Ahora hay que hacerlo. Necesitamos fuerzas para obedecer la llamada del Señor. Dios nos da los santos deseos y la fuerza del Espíritu para llevarlos a cabo. Ese es el don de fortaleza.

CIENCIA
Conocimiento cierto de las cosas por sus principios y causas. Entender la naturaleza y sus leyes porque vemos en ella a Dios que la creó. Ver en su belleza, en su grandeza y en su verdad el reflejo de la belleza y la verdad de Dios.

PIEDAD
Es el sentimiento de amor, reverencia, intimidad, que un buen hijo siente para con sus padres. Es la virtud de la familia. Es el don de sentirse hijo. El don de tener a Dios por Padre y saberlo y disfrutarlo con paz doméstica y alegría filial. Es saberse heredero de todo lo bueno, protegido en la vida y bienvenido en la muerte al gozo sin fin en la morada del Padre. Es sentir ternura, obediencia, admiración y afecto hacia Dios como Padre en mayor y más verdadera ejemplaridad que cualquier padre de la tierra. Es el don sagrado de la filiación.

TEMOR DE DIOS
Respeto que se debe tener a Dios. No es temor a ser castigado, sino temor a ofender, a hacer algo que entristezca al Padre, a hacerse indigno de la familia, a traicionar el hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario