jueves, 15 de mayo de 2014

A MARÍA ofrecemos LA CAMELIA

15 de mayo

En un mundo donde se truncan amistades y deseos, amores y proyectos es bueno ofrecer a Santa María la flor de “la camelia”. 

Simboliza la amistad que nunca nadie podrá romper.
“¡Bienaventurada me dirán todas las generaciones!” 
(Magnificat)


Virgen y Madre, te felicitamos 
por ser la Madre de Jesús. 
Por haber ocupado parte de nuestro corazón. 
Porque, aunque pasa el tiempo, sigue vivo y agradecido nuestro afecto y cariño hacia Ti.
Hoy sigues brillando con el mismo resplandor que destella esta camelia 
que hemos cuidado y regado como el mejor testimonio de que nuestro amor hacia Ti.
Te presentamos, hoy más que nunca, 
los esfuerzos y las fatigas de tantos hombres y mujeres del campo 
que miran al cielo pidiendo la oportuna lluvia o añorando el sol 
para el dorado de las espigas.
Que nunca, Santa María, nos cansemos de dirigir la espiga de nuestra vida cristiana 
hacia ese otro sol de amor y de justicia, de paz y de perdón 
que es Jesús Resucitado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario