viernes, 16 de mayo de 2014

A MARÍA ofrecemos LA AZUCENA

16 de mayo
Desde tiempos del Rey Salomón, la Azucena, representa el canto a la pureza y a la majestuosidad, el candor y la belleza.

Tú, María, sigues siendo 
para el pueblo cristiano 
el modelo de referencia 
que nos invita a valorar 
y vivir los secretos que te hicieron 
grande y preferida ante Dios.
No dejes, Santa María, 
que nuestro ser se degrade 
por la contaminación  que 
constantemente  invade y desvirtúa 
nuestras ganas de ser mejores y de ser diferentes a los demás.
“¡Engrandece mi alma al Señor!”, 
supiste responder con emoción contenida la salutación del ángel, 
tal vez sabedora que Dios se enamora del corazón 
que sabe guardar la belleza inapreciable al ojo humano.
Ayúdanos a ser críticos con aquello que nos desvía del camino del bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario