sábado, 31 de mayo de 2014

A MARÍA ofrecemos EL TULIPAN

31 de mayo - La Visitación de la Virgen María a su prima Isabel

Asegura el viejo pensador: “Mira dentro de ti. Allá está la fuente del bien, que nunca se agotará con tal de que vayas excavando tu interior en cada instante”.

 La Pascua, nos invita a descubrir esa alegría de esa fe cristiana que, a veces, tanto disimulamos y tanto nos cuesta manifestar.

 Entregar una  flor “tulipán” a Santa María conlleva descubrir la belleza y el colorido que  aporta el mensaje de Cristo cuando se vive y se cuida con intensidad y con interés.

 El “tulipán” florece a los cien días de ser sembrado y, después, va apagándose para en el próximo año y con el mismo bulbo volver a nacer.

María nos recuerda que la Palabra de Jesús se cumple. Vivamos con alegría 
y cerremos los ojos a este mundo con la misma alegría y certeza de saber 
que volveremos a encontrarnos por aquel que triunfó sobre la muerte: CRISTO.
 Así lo sintió Ella, se puso en camino para hacerle saber a Santa Isabel 
lo que el ángel le había hecho partícipe. 
 Que no se apague en nosotros el fuego de Pentecostés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario