jueves, 29 de mayo de 2014

A MARÍA ofrecemos EL LAUREL

29 de mayo

A lo largo de la historia, al laurel, se le ha conferido significación religiosa vinculada al triunfo. La mitología griega lo consagró a Apolo, dios de la salud y la medicina. Con laurel eran coronados los emperadores romanos y los vencedores en torneos y batallas. Con palmas y ramos de laurel fue aclamado Jesucristo en su entrada en Jerusalén, y para conmemorar este episodio el mundo cristiano ha instituido el Domingo de Ramos, en que se bendicen palmas y laureles, olivos y ramas.

Y también, simbolizando el triunfo de María por su disponibilidad y obediencia, sencillez y pobreza, apertura y bondad, queremos ofrendarle una pequeña rama de “laurel”.

Que Ella nos ayude a superarnos a nosotros mismos
en aquello que merezca la pena.
Que seamos de aquellos intrépidos que, contra viento y marea, 
saben y quieren esforzarse por ascender a las más altas cotas 
de la verdad y de la sinceridad,
de amor y de justicia,
de paz y de solidaridad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario