miércoles, 26 de marzo de 2014

El hambre nos come a preguntas

(Carta de un joven de Etiopía a otro que puedes ser tú)

"¿Es verdad que tiráis pan y comida a la basura mientras nosotros revolvemos en todos los desperdicios del mundo? ¿Y si el pan no es fresco ya no lo queréis?
¿Es verdad que os enfadáis con mamá porque no os quiere comprar el jersey de aquella marca tan famosa, mientras nosotros vamos enseñando las costillas a flor de piel?
¿Es verdad que podéis cambiar de comida todos los días, mientras nosotros comemos arroz todo el año y sólo dos veces por semana?
¿Es verdad que tenéis agua con sólo abrir un grifo, mientras nosotros andamos kilómetros y kilómetros para conseguirla?
¿Es verdad que tenéis máquinas de escribir y ordenadores, videoconsolas, mientras nosotros somos millones de analfabetos?
¿Es verdad que hacéis dietas para adelgazar y no perder la línea, mientras nosotros tenemos hinchado el vientre de hambre?
¿Es verdad que vuestros animales de compañía comen todos los días alimentos enlatados, mientras tantos seres humanos mueren de hambre?
¿Es verdad que tenéis medicinas y hospitales para curar las enfermedades, mientras aquí nos morirnos de una simple pulmonía?
¿Es verdad que un tal Jesús de Nazaret dijo que todos éramos hermanos y vosotros sois sus discípulos?
¿Es verdad que al final de vuestra vida os van a juzgar del amor y tendréis que responder si disteis de comer al hambriento?

"Dad, dad siempre:
¿tenéis riqueza?: socorred.
¿sois pobres?: consolad;
¿carecéis de influencia?: amad;
¿os sentís solos? rezad,
Dad, dad siempre: una palabra, una limosna, una sonrisa, un saludo, una oración".

No hay comentarios:

Publicar un comentario