lunes, 9 de diciembre de 2013

ORACION DE LA ESPERANZA

Yo te espero, Señor, ¿por qué te espero tanto?
No me importa que tardes;
no necesito, Señor, que vengas pronto.
Yo esperaré, te seguiré esperando.
Siempre en la noche latirán tus pasos,
cada hora más cerca de mi corazón.
Yo sé que vienes,
pero encuentras algunos cansados ya de esperar
y llamas a su puerta, te entretienes.
No tengas prisa por mí, casi mejor que tardes.
Me consuela, en la espera, saber que hay muchas almas
que reciben ahora tu visita.
No te apures por mí, yo seguiré en la noche,
sin miedo a los ladridos, sin temor a la escarcha,
esperando que llegues.
Llegarás, estás ya cerca, te oye mi corazón.
Estás ya de camino y mi luz sigue encendida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario