lunes, 26 de agosto de 2013

"SEÑOR, DIOS MÍO" - Oración de san Agustín

Señor Dios mío, escucha mi oración, atiende mis deseos
No te pido sólo para mi, también ruego por mis hermanos, pues quiero servirles. 
Tú, que lees en mi corazón, sabes que no miento. 
Te ofrezco, si me lo permites, mis pensamientos y palabras. 
Dame, también Señor, lo mismo que te ofrezco. 
Yo soy pobre y te necesito. Tú, por el contrario, eres rico y cuidas, de los que te piden, generosamente.
Señor, mi Dios, que eres vista para los ciegos y luz para los que ven; fuerza para los débiles y fortaleza para los fuertes. 
Penetra en mi interior. 
Escucha mi alma. Que si tú no atiendes mis confidencias, ¿quién lo hará?
Señor, mi Dios, Tuyo es el día y la noche. 
En tus manos están las horas y los segundos. 
Concédeme tranquilidad para entender tus mandamientos. 
No cierres tu puerta a los que llaman a ella. 
Hazme mejor cada día, y cada día revélame tus secretos. 
Tu palabra es mi alegría. Tu voz supera toda dicha. 
Dame lo que amo, pues ya soy capaz de amar. 
No te olvides de tus regalos, ni desprecies esta hierba sedienta, que soy yo. 
Que cuanto descubra en tus libros de ti, lo proclame a todos. 
Que sacie mi sed, bebiendo y saboreando tus mandatos. 
Y esto dámelo, Señor, todos los días de mi vida, hasta el fin; 
cuando todos estemos contigo en tu Ciudad Santa.
San Agustín

No hay comentarios:

Publicar un comentario