domingo, 21 de julio de 2013

Resuena el Evangelio

Lc 10,38-42
La mejor parte es que resuene el Evangelio en nuestra vida. Al escuchar, al servir, al subir, al bajar… En casa, en el trabajo, con la familia… En el hospital, en la playa, en el campo… Con sol, con frío… Como Marta, como María, con un estilo con otro, lo importante es que Jesús resuene como melodía que atraviesa nuestra existencia.
El encuentro con Jesús haría más contemplativa a Marta y más activa a María, o quizá las complementaría. El Señor sabrá. Lo importante que Él resuene como susurro de arroyo o run-run de conversión.
En verano dejemos que la Palabra cale, resuene en nuestra vida. Ella se convierte en guitarra de alegría que anima el corazón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario