domingo, 26 de mayo de 2013

Unos minutos con María


María:
Todos tenemos fisuras por las cuales se escapa parte de nuestra vida.
Ayúdanos a restaurarlas con la mano de Dios.
Enséñanos a ser conscientes de nuestras limitaciones.
Pero, sobre todo, te pedimos que lleves al Señor nuestro vivo deseo de ser transformados por su mano en algo que merezca la pena y al servicio del Evangelio.
Si nosotros, somos barro, Dios es el alfarero.
Que nos dejemos modelar por El.
Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario