lunes, 20 de mayo de 2013

Unos minutos con María


María:
Tuviste un hijo excepcional: Jesús.
El pagó, por nuestras faltas, un alto precio: su muerte.
¿Por qué somos tan duros con los demás?
¿Por qué nos cuesta olvidar tanto las ofensas y, por otra parte, nos gusta tanto que no tengan en cuenta las nuestras?
Tú, como Madre de Jesús, influiste en la personalidad de Jesús.
Te pedimos que pongas  tu mano sobre nuestras personas para que busquemos más lo que nos une que aquello que nos divide.
Y, sobre todo, haz que hagamos de nuestro mundo –colegio, familia, casa, deporte, etc- 
un lugar para la amistad y el perdón.
                                                                     Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario