domingo, 19 de mayo de 2013

Unos minutos con María


María:
Tú, igual que Jesús, también fuiste un “poco extraña”
¿Acaso no te resultó extraña la visita del ángel?
¿Acaso no te resultó ilógico su mensaje?
¿Acaso no te resultó ilógico el nacimiento pobre de Jesús?
Sabemos que, para Dios, no cuenta lo que nosotros, en tantos momentos, damos excesiva importancia.
Nosotros buscamos el éxito; Dios la sencillez
Nosotros nos cansamos; Dios es paciente
Ayúdanos, María:
A buscar a Dios en las cosas de cada día
A no dejarnos vencer por las dudas
A no despistarnos de los caminos de Dios.
Que en este mes de mayo aprendamos la siguiente lección:
valemos tanto ante los ojos de Dios…que es capaz de detenerse con cada uno de nosotros para no perdernos.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario