viernes, 14 de diciembre de 2012

Desde el Corazón... busco el silencio


No podemos encontrar a Dios en medio del ruido, la agitación.

Fijémonos en la naturaleza: 
los árboles, las flores, la hierba de los campos, crecen en silencio; 
las estrellas, la luna, el sol, se mueven en silencio. 
Lo esencial no es lo que podamos decir a Dios, sino lo que Él nos dice, 
y lo que dice a los otros a través nuestro.

En el silencio Él nos escucha; en el silencio, habla a nuestras almas.

En el silencio nos concede el privilegio de oír su voz:

Silencio de nuestros ojos.
Silencio de nuestros oídos.
Silencio de nuestras bocas.
Silencio de nuestros espíritus.

En el silencio del corazón, Dios hablará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario