jueves, 22 de noviembre de 2012

REGÁLAME un cuento...


LAS DOS RANAS
Un grupo de ranas viajaba por el bosque, y de repente dos de ellas se cayeron en un hoyo profundo. Las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo. Cuando vieron cuán hondo era, le dijeron a las dos ranas accidentadas que sería más práctico que se dieran por muertas. Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas, y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas. Las otras insistían en que sus intentos eran inútiles. Finalmente, una de las ranas hizo caso a los desalentadores comentarios y se rindió. Acto seguido, se desplomó y murió. Pero la otra rana continuó saltando tan alto como le era posible.
La multitud de ranas le gritaba y le hacía señas para que dejara de sufrir y se dispusiera a morir, ya que no tenía caso seguir luchando. Pero la rana saltaba cada vez con más fuerza, hasta que finalmente logró salir del hoyo. Las otras ranas le dijeron: «Nos da gusto que hayas logrado salir, a pesar de lo que te gritamos». La rana les explicó que era medio sorda, y que pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más para salir del hoyo.

Esta es una buena oportunidad para reflexionar sobre 
las palabras que decimos y sus efectos.


Una palabra de aliento a una persona que se sienta desanimada, 
puede ayudar a levantarla y 
una palabra destructiva puede acabar de hundirla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario