miércoles, 17 de octubre de 2012

¡Arriba la vida!

¡Arriba la vida! ¡Hay que vivir! ¡Dios quiso que existieras para algo!
¡No te desanimes! ¡Hay que seguir! El Evangelio de Jesús nos dice: “Os aseguro que si tuvieras fe del tamaño de un grano de mostaza, dirías a esta montaña: Trasládate de aquí para allá, y la montaña se trasladaría; y nada sería imposible para ti.” (Mt 17, 14-20)

¿Cuál es la montaña que debes mover? ¿Son problemas de salud? ¿De dinero? ¿Discusiones en tu familia? ¿Con tus amigos? ¿Falta de ganas de estudiar? ¿De ir a trabajar? ¿Desánimo y tristezas? etc. etc.… La lista podría seguir, verdad? Pero nada de eso importa!

No hay trabas para quien cree en Jesús. Dios te librará de todas las trabas si se lo pides. Nada es imposible para El.

No hay comentarios:

Publicar un comentario