miércoles, 13 de junio de 2012

Antes de ir de vacaciones… ¡vacúnate!


"Venid a descansar a un sitio tranquilo..." ¿Qué es descansar?

Quizá penséis que es una pregunta tonta... A veces ocurre que a la vuelta de las vacaciones muchos tienen la impresión de haberlas malgastado tontamente... Y que más que descansar han vuelto más estresados que cuando fueron...

Por eso pienso, que tan importante como el destino de vacaciones, las reservas de hotel, las excursiones, las tarjetas... son las vacunas... He aquí una serie de vacunas para convertir el tiempo de vacaciones en tiempo de descanso...

Vacuna contra la monotonía. Tanto si vas a la playa, a la montaña, a la casa del pueblo, como si este año te toca «veranear» donde normalmente «invernas,» tienes que saber que, si olvidas esta vacuna, probablemente corras el peligro de hacer lo de todos los veranos, de hartarte de las mismas cosas y, lo que es peor, a la vuelta de vacaciones, llegar tostado por el «mal genio.»

Vacuna contra el estrés. Si tú eres de los que se mueve normalmente al compás de las agujas del reloj, es muy conveniente que no descuides esta vacuna. Te ayudará a «olvidar» tu apretada agenda, tus preocupaciones, tu trabajo... Ah, y uno de los síntomas para saber si esta vacuna esta surtiendo el efecto deseado en tu organismo es comprobando si puedes sobrevivir un día, una semana, un (esto es para nota) mes entero sin la preocupación del dichoso móvil.

Vacuna contra los nervios desatados. Está indicada, sobremanera, para las largas colas. En la carretera, en los museos, en los supermercados, en los chiringuitos... Ante todo no pierdas los nervios y disfruta. Se cuenta que Jesús en el sermón de la montaña habló de otra bienaventuranza que los evangelistas la veían poco formal y no la quisieron recoger: «Dichosos los lentos, porque no se perderán el más mínimo detalle de la vida.»

Vacuna contra «los insectos insoportables.» No me estoy refiriendo a pulgas, avispas, escarabajos, chinches y demás especies. Me refiero a otro grupo más común: tus amigos, tu mujer, tus hijos, tu familia..., aquellos con los que tienes que pasar estas vacaciones... Es el momento de ofrecer tu tiempo o, lo que es lo mismo, tu vida, a los tuyos, sin las prisas del trabajo y las obligaciones de cada día.

Vacuna contra el «ya hablaremos.» Son las vacaciones un tiempo privilegiado para no quedar las conversaciones a medias. Ya no hay excusas: «Tienes que ir al colegio, se hace tarde...» En la mesa, debes saber, que se nutren los estómagos, mas en la sobremesa se nutren ¡y de qué manera! los afectos. Es el tiempo indicado para unir comida con cena... hablando, riéndose, escuchando..., en fin, queriendo y viviendo «a pierna suelta.»

Vacuna contra el asfalto. Evita en la medida de lo posible las aglomeraciones, los coches, los bares... Da a tus pulmones un premio respirando aire fresco y a tus sentidos obséquialos con una bella puesta de solo un campo sembrado de Vida.

Vacuna contra los mapas de carretera. Esta vacuna te ayudará a «perderte.» Sí, has leído bien, a perderte en una encrucijada de pequeños pueblos, en un silencioso pinar o, simplemente, en tu habitación. Y es que a veces es bueno perderse para encontrarse a uno mismo. . «Vacuna contra la boca seca.» Este verano da vacaciones a tu lengua y pon a currar (ya era hora, ¿no?) a tus oídos... Y es que debes saber que Dios nos dio una boca y dos oídos, precisamente para eso, para escuchar el doble de lo que hablamos.

Vacuna contra «el yo-yo.» No, no se trata del famoso jueguecito. Tal vez veranear sea conjugar la vida en segunda persona. No donde yo quiero ir sino donde quieras ir tú; no lo que a mí me agrada, sino lo que te complazca a ti; no donde, cuando y como yo quiera, sino cuando, donde y como quieras tú.

Vacuna contra la maleta a medio hacer. Se te pueden olvidar las bermudas, o la crema protectora o las sandalias, incluso, si me apuras, hasta el botiquín de primeros auxilios... pero nunca se te puede olvidar a Jesús. Él también merece unas vacaciones y justamente este año te ha elegido a ti para pasarlas juntos... ¿Qué dices? Sí, el descanso veraniego puede ser un tiempo magnífico para revisar nuestra vida, reconocer nuestras equivocaciones, respetar nuestros límites y aprender a vivir de manera más humana... Es una forma de escuchar la invitación de Jesús: "Venid a un sitio tranquilo a descansar".
Juan Jauregui

No hay comentarios:

Publicar un comentario