lunes, 23 de abril de 2012

En tu inmenso mar


Cuando oigo las aves cantar por las mañanas,
Cuando muere el día,
Cuando cae el sol,
Cuando en el silencio
contemplo todo aquello,
siento tu presencia y escucho tu voz.

Y siento en mi tu luz brillar,
que tu vida corre por mis venas,
que vives y habitas en mi ser,
que tu vida en mi siento vibrar,
que de ti dependo como un niño,
que soy una gota en tu inmenso mar.

Cuando acaricio el rostro de un niño,
Cuando frente al pobre hago un compromiso,
Cuando doy mi mano y mi pan comparto,
a través de mi, sigues amando.

Y siento en mi tu luz brillar,
que tu vida corre por mis venas,
que vives y habitas en mi ser,
que tu vida en mi siento vibrar,
que de ti dependo como un niño,
que soy una gota en tu inmenso mar.

Estando ante ti siento tu grandeza,
y experimento toda mi pobreza,
me llenas de paz de amor y de fuerzas,
me lleno de ti y tu eres mi riqueza...

No hay comentarios:

Publicar un comentario