sábado, 31 de marzo de 2012

Empezamos una SEMANA especial, "SANTA"...


¡Qué razón lleva Patxi! “Aun siendo un borrico, Él me eligió”. Es una de sus intuiciones geniales. En el Domingo de Ramos podemos sentirnos elegidos por Jesús que entra triunfante en Jerusalén. Vamos a convertirnos en su cabalgadura, vamos a llevar al Señor. ¡Con qué poca cosa se conforma el Rey de Reyes! ¡Cuánto nos quiere para elegirnos en tan solemne subida!

A veces podemos ser un poco “burritos” -con todos los respetos a estos entrañables animales- en nuestro trato con el prójimo, con nosotros mismos y en nuestra relación con Dios. La cabezonería, el orgullo, el no dar marcha atrás, el “rebuznar”… Y, a pesar de todo, Jesús nos sigue eligiendo para compartir con Él su vida.

Vamos a entrar con Jesús en una semana intensísima, que irá desde la aclamación a la muerte más terrible. Acompañar a Jesús, como burritos o como cirineos, ¡qué más da!, lo importante acompañarlo, estar con Él, no dormirnos en Getsemaní, contemplarlo en la Cruz, en su muerte y, al final, alegrarnos en la Resurrección.

Mucha tela para un burrito, pero así de grande es el Señor. ¡Subamos con Él a Jerusalén!

No hay comentarios:

Publicar un comentario