lunes, 12 de marzo de 2012

Dios ni se compra ni se vende, Él se regala


 Jn 2,13-25
¿Jesús se enfada alguna vez? Sí, se enfada. Más que enfadarse se pone triste cuando ve los tinglados que armamos las personas. Y, sobre todo, lo que no puede soportar es la injusticia y que se manipulen las cosas de Dios, que a Dios se le ponga precio, cuando Él es toda gratuidad, donación y amor. Dios es así porque ama así, porque el ser de Dios es la donación hasta el extremo. Quizá no entendamos cómo es Dios, pero lo que está claro es que nadie tiene la exclusiva o el copyright de su modo de actuar.
Tampoco Dios es barato o está de rebajas. Dios es como es. Y nosotros somos como somos. Parezcámonos un poquito más a Él y menos a las “etiquetas comerciales” de nuestro mundo.
Jesús con esta escenita en el templo realiza lo que Patxi expresa con esas tijeras: corta las maneras interesadas o de los que quieren sacar tajada de la bondad de Dios. Dios es libre, corriente de amor, brisa suave… No le pongamos triste con nuestras maneras de medir y de actuar.
Cuaresma, tiempo de conversión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario