viernes, 23 de marzo de 2012

Ayuna y llénate


Ayuna de juzgar a otros; 
descubre a Cristo que vive en ellos.
Ayuna de palabras hirientes; 
llénate de palabras sanadoras.
Ayuna de descontento; 
llénate de gratitud.
Ayuna de enojos; 
llénate de paciencia.
Ayuna de pesimismo; 
llénate de esperanza cristiana.
Ayuna de preocupaciones; llénate de confianza en Dios.
Ayuna de quejarte; llénate de aprecio por la maravilla que es la vida.
Ayuna de las presiones que no cesan; llénate de una oración que no cesa.
Ayuna de amargura; llénate de perdón.
Ayuna de darte importancia a ti mismo; llénate de compasión por los demás.
Ayuna de ansiedad sobre tus cosas; comprométete en la propagación del Reino.
Ayuna de desaliento; llénate del entusiasmo de la fe.
Ayuna de pensamientos mundanos; llénate de las verdades que fundamentan la santidad.
Ayuna de todo lo que te separe de Jesús; llénate de todo lo que a Él te acerque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario