miércoles, 22 de febrero de 2012

Una CUARESMA Diferente y Solidaria

Cuarenta días con los cuarenta últimos

Cristo nos ha liberado para que seamos seres libres;
 permaneced firmes y no os dejéis poner de nuevo 
el yugo de la esclavitud. 
(Gal 5, 1)

Un año más nuestros pasos avanzan por el camino de la cuaresma, un tiempo de conversión en la respuesta a la llamada a la que un día Jesús de Nazaret, el Cristo, nos invitó. Un tiempo también de revitalización de nuestra sensibilidad por el dolor de los seres humanos. Este año queremos fijar nuestra mirada, corazón y razón en la realidad de los derechos humanos de las personas que viven en los cuarenta últimos, los cuarenta países con menor Indice de Desarrollo Humano, según el Informe Anual 2011 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Lo hacemos unidos al dolor social de quienes son víctimas de violaciones de sus derechos, y también al testimonio de quienes, en medio de dicha realidad, abrazan la responsabilidad de la denuncia, la promoción y la defensa de esos derechos.
El texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, señala en su preámbulo:
«Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajante para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada de la persona, el advenimiento de un mundo en el que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de conciencia…»    Sigue leyendo


No hay comentarios:

Publicar un comentario