lunes, 27 de febrero de 2012

El brillo de las tentaciones


Mc 1,12-15

Las tentaciones tienen sus luces y sus brillos, aún más cuando nos tomamos en serio el camino cuaresmal. Jesús no se deja seducir por las técnicas del tentador que, aunque llamativas, son externas y efímeras. Su propia vida es respuesta clara a una manera de vivir en la que vemos estos contrastes:
- Frente al poder y la fuerza, el camino de la humildad y del servicio.
- Cuando queremos ser los primeros, Él nos invita a ser los últimos, porque los últimos serán los primeros, no los agobiantes que tienen que ser siempre los primeros en todo. ¡Y si nos da por ser primeros en amar, en servir…! ¡Genial!
- Y la tentación del ganar. Él nos dice: “quien pierda su vida por mí, la encontrará”. Perder para ganar. Otra forma de afrontar la existencia.
- Poderoso caballero es D. Dinero, que la cosa viene de lejos. Compartir, solidarizarnos, buscar un sistema más justo… ¡Menuda tarea!
Sigamos la flechita del Angelito. El camino está en gerundio: “Amando”. Buen propósito para concretar en la Cuaresma y a lo largo de toda nuestra vida.
Lo importante es ver que las tentaciones nos hacen desviar de lo que queremos, del verdadero camino, es decir antes que resistirse a las tentaciones, lo más importante es no perder el horizonte.
Ahora, ver que lo importante, antes que no caer, es, una vez habiendo caído, levantarse y seguir caminando.
Sin importar que caigamos, porque de seguro lo haremos o lo habremos hecho, es no dejar de ver aquella flecha, la que nos deja la guía hacia la misericordia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario