lunes, 20 de febrero de 2012

Cosas pequeñas


Un vaso de agua gratis,
dos minutos ayudando a atravesar la calle,
un objeto menos en nuestros enseres,
unas monedas que ni van ni vienen,
un dái de ayuno consciente,
unos refrescos menos en nuestros sudores,
esas tardes con grupos marginales,
unas horas escuchando soledades,
unas compras menos en nuestros haberes…
son cosas pequeñas.
Nuestra cultura progresista las repele.
Asistencialismo,
limosnas,
caridades,
paternalismos,
justificaciones,
austeridad que ni va ni viene,
parches,
decimos en nuestro lenguaje.

Esas cosas chiquitas
no acaban con la pobreza,
ni sacan del subdesarrollo,
no reparten los bienes,
no socializan los medios de producción,
no expolian las cuevas de Alí Babá,
no subvierten el orden,
no cambian las leyes…

Pero desencadenan la alegría de vivir
y mantiene vivo el rescoldo
de tu querer y nuestro deber.
Al fin y al cabo,
actuar sobre la realidad, y cambiarla
aunque sea un poquito,
es la única manera de mostrar
que la realidad es transformable.

Señor de la historia y de la vida,
No sea yo quien menosprecie y deje sin hacer
Las cosas pequeñas de cada día.

(F.Uribarri: Al viento del Espiritu; pp301-302) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario